1 de July de 2013

En noviembre de 2009, el huracán Ida, categoría 1 en la escala de saffir-simpson, afectó varias comunidades de la Costa Caribe Norte y Sur de Nicaragua, principalmente las asentadas en la ribera de los ríos.


Estas comunidades son habitadas en su mayoría por pobladores indígenas, quienes han sufrido el impacto de los fenómenos naturales ocurridos durante los últimos años, en donde los más vulnerables mujeres y niños.


Esto provoca un incremento de enfermedades y desnutrición, además de las secuelas psicológicas que eventos de esta naturaleza dejan en la población especialmente en las niñas, niños y adolescentes.


El total de afectados en ambas regiones con el paso de este huracán fue de 19 mil personas aproximadamente, por los daños causados en la infraestructura, pérdida de cosechas, contaminación de fuentes de agua y ambiental principalmente.


UNICEF en coordinación con agencias del Sistema de Naciones Unidas (SNU), los Gobiernos Regionales del Atlántico Norte y Sur y otros actores presentes en la región apoyó acciones de respuesta rápida.


Agua, saneamiento e higiene


Se apoyó a siete mil personas para restablecer el acceso a agua segura con la distribución de filtros y limpieza fuentes, acceso a información sobre temas de higiene, salubridad y calidad de vida de las familias, escuelas y comunidades en condiciones de emergencia.


En Educación, UNICEF apoyó al Ministerio de Educación y Secretarias de Educación para la capacitación al personal docente en la metodología de Retorno a la alegría y se brindó atención psicosocial a tres mil niñas, niños y adolescentes, lo que facilitó el rápido retorno a las actividades educativas.


En Salud y Nutrición; se atendió a cinco mil personas, de las cuales 600 eran niñas y niños menores de 5 años. Las actividades fueron realizadas por las Secretarías de Salud de los Gobiernos Regionales de la RAAN y RAAS, se realizaron acciones de comunicación enfocadas en la prevención de enfermedades diarreicas agudas y enfermedades respiratorias, así como el uso de materiales sobre el tema de la desnutrición culturalmente adaptado y validado.


Se realizaron actividades de capacitación con miembros de brigadas médicas móviles y lideres comunitarios en temas de desnutrición, lactancia materna y violencia doméstica en situaciones de emergencia.


Se implementó en las comunidades afectadas un plan de monitoreo para identificar y prevenir la violencia doméstica. Los casos de violencia detectados en las comunidades fueron atendidos por los especialistas de protección.