1 de July de 2013

Hilario Zúñiga vive en la comunidad miskita de Sandy Bay Sirpi en la Desembocadura de Río Grande. Dando un paseo de reconocimiento en busca de lugares críticos y puntos de contaminación de agua y saneamiento lo encontramos en plena faena, construyendo una letrina reutilizando los materiales de la anterior, todo ello antes de que lleguen las lluvias.


“Hay quien hace como yo, pero muchos esperan a que vengan los proyectos”. Explica que durante la época de lluvias no se pueden escavar pozos ni construir las letrinas.


“El alcalde me dijo que esperara, pero yo no puedo esperar”, agrega mientras saca un clavo de uno de los ripios de la letrina que está desarmando.


Es en esta época, cuando año tras año levanta junto a su mujer Linda Chow, una nueva letrina con materiales reutilizados de la anterior, limpiando los ripios que sirven de paredes, sacando y enderezando los clavos, cavando un nuevo hoyo que sirva de fosa, si necesita, compra nuevos materiales. Todos los años construye una letrina nueva para su familia.


Hilario y su esposa Linda tienen tres hijas, las que son el motivo principal para tomar la decisión de construir su letrina con recursos propios, por su seguridad y comodidad. Aunque también nos aclaran que ven necesario hacerlo porque viven junto a una de las escuelas de Sandy Bay. De tal forma que para Hilario, construir su letrina tambiénes una responsabilidad con la comunidad.


Gracias a su iniciativa, el equipo de Voluntarios y Promotores sociales participantes en la capacitación “Aprender Haciendo” que realizó un diagnóstico comunitario sobre Agua y Saneamiento del Programa Conjunto F-ODM de Gobernabilidad Económica en Sandy Bay , le entregó un diploma honorífico por su contribución a la mejora de la salud de su familia y de su comunidad