1 de February de 2013

En los viejos paradigmas la adolescencia era vista como un período preparatorio. Las y los adolescentes eran percibidos como “niños grandes o adultos en formación”. Esta etapa era entendida como un “período de transición” entre la niñez y la adultez y correspondía a los adultos la preparación de los adolescentes.


Ahora se reconoce a las y los adolescentes como ciudadanos y actores estratégicos del desarrollo. Se les considera parte de un sector flexible y abierto a los cambios, expresión clave de la sociedad y la cultura global, con capacidades y derechos para intervenir protagónicamente en su presente, construir democrática y participar activamente en su calidad de vida y aportar al desarrollo colectivo.


Falta de poder los hace más vulnerables


La adolescencia es una etapa del curso de vida en la que se presentan una sucesión de cambios biológicos y psicosociales, profundos y significativos. Las áreas de desarrollo del adolescente son: físico-cognitivo, afectivo-sexual y social.


Muchos de los problemas que experimentan las y los adolescentes están relacionados a su falta de poder. Legalmente, políticamente, socialmente y económicamente las y los adolescentes tienen menos poder que los adultos. Esto los hace más vulnerables a la violencia, explotación y exclusión social.


La falta de poder les dificulta poder demandar sus derechos a la salud, educación, protección, participación y medios de vida digna. De allí la necesidad de impulsar procesos comunitarios que privilegien un modelo pedagógico para el empoderamiento.


A partir del año 2008, UNICEF en Nicaragua ha definido una estrategia para el desarrollo integral de las y los adolescentes, dirigida a lograr entornos de aprendizaje, protección y participación en la familia, comunidad y las instituciones, principalmente salud, educación y protección.


La estrategia está conformada por cuatro componentes:


• Construcción de la identidad individual y colectiva en la adolescencia en espacios propios de adolescentes a nivel local.


• Institucionalización de mecanismos de participación de adolescentes en el diseño de políticas incluyendo abogacía y movilización social, tanto en el nivel nacional como local para el ejercicio de sus derechos.


• Servicios de salud integrales y amigables, educación básica (primaria y secundaria) pertinente y de calidad; medidas de prevención, protección y restitución de derechos para los y las adolescentes.


• Generación de evidencia sobre la situación de las y los adolescentes para construcción de sus identidades, la adecuación de servicios y definición de políticas y programas.


UNICEF coordina acciones con otras agencias de Naciones Unidas para la implementación de estrategias dirigidas al desarrollo integral de adolescentes como: El Programa Voz Joven de UNFPA en educación, comunicación y abogacía; con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) coordina actividades para implementación de servicios de salud amigables para adolescentes; y con PNUD el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, coordina acciones para la generación de evidencias.